¿Cómo lidiar con los cambios emocionales en la adolescencia?
cambios emocionales en la adolescencia

¿Cómo lidiar con los cambios emocionales en la adolescencia?

La comunicación entre los padres y los docentes es importante en el desarrollo de los adolescentes en etapa escolar, y es que en este momento de sus vidas están viviendo un cúmulo de cambios en dónde han dejado de ser niños, pero todavía no son adultos, por lo que necesitarán el soporte y guía necesarios que los ayude en su adaptación y crecimiento. 

¿Cómo ayudar a los hijos con los cambios emocionales en la adolescencia?

Según el MINSA un tercio de la población peruana está conformada por niños y adolescentes, quienes representan un gran potencial para el desarrollo del país, por este motivo, debemos estar para ellos como sociedad, instituciones y familia, y alentar su desarrollo, ayudándolos a afrontar los cambios emocionales inherentes a esta etapa de sus vidas. A continuación, brindamos algunos consejos: 

Afianzar su autoestima

Los cambios que se sufren en la adolescencia pueden hacer que existan problemas con la autoestima de las y los adolescentes. Los problemas de autoestima, a su vez, pueden mostrar señales como cambios de humor, agresividad, depresión, etc. Como padres, debemos estar conscientes de estos cambios, ser pacientes y mostrar a los hijos el apoyo que necesitan, evitando siempre el enfrentamiento. 

Fomentar la comunicación y confianza

En la adolescencia, muchos tienden a aislarse y evitar hablar con sus padres como lo hacían en etapas anteriores. Sin embargo, como padres, debemos buscar la manera para hacer saber a nuestras hijas e hijos que pueden hablar con nosotros sobre cualquier tema sin ser juzgados. Esto nos permitirá ser una guía para ayudarlos a entender sus sentimientos y emociones, así como las nuevas experiencias que pueden estar viviendo. 

Otorgar responsabilidades

El adolescente tiene cambios físicos que nos pueden hacer verlo como un adulto, pero aún no tiene la madurez de uno. Por este motivo, debemos, como padres, ayudarlos a que la alcancen. Una forma de alentar este crecimiento puede ser dándole  responsabilidades, de acuerdo a su madurez y capacidad. Al tratarlo como adulto no sólo se contribuye con su desarrollo psicológico, sino también con la adquisición de valores. 

Preocuparse por su educación

Aunque veamos a nuestros hijos grandes, todavía no son adultos, por lo mismo, hay que seguir participando en su educación para evitar peligros como, por ejemplo, el fracaso escolar. Tomémonos el tiempo de ir a la escuela de nuestro hijo e indagar por su desempeño académico, cuáles son sus dificultades, qué necesita para superarlas, etc. Así mismo, cuáles son sus fortalezas e intereses para de esa manera, saber orientarlo a que elija la carrera que seguirá una vez que termine sus estudios secundarios. 

Tener normas y hacer que se respeten

Aunque los adolescentes tienen más libertad y autonomía que cuando son niños, esto no significa que no existan normas en casa que se deban respetar. Las normas lo ayudarán a permanecer en un entorno seguro, y además, a ser un ciudadano que se adapte a la sociedad. 

Finalmente, también es importante vigilar el comportamiento que tengan los adolescentes y estar atentos a aquellas señales que impliquen que necesite algún tipo de ayuda.

¡Conoce nuestras novedades!

  Info Admisión