Blog Educativo | Colegio Bertolt Brecht

Lo más reciente

Entérate de nuestras actividades y más

Plan de alimentación saludable para estudiantes

Plan de alimentación saludable para estudiantes

La alimentación saludable previene la malnutrición; además de enfermedades no transmisibles. Por otra parte, los buenos hábitos alimenticios se originan en los primeros años de vida de las personas; lo que, del mismo modo, les proporciona beneficios a largo plazo (OMS, 2018).  

Como padres y madres responsables y dedicados al cuidado de las hijas e hijos; es crucial proveerles de una buena y saludable alimentación no solo en casa, sino también en el entorno escolar

Elaborar un plan de alimentación saludable para estudiantes ayudará a las niñas, niños y adolescentes a tener un correcto crecimiento, prevenir la obesidad, reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles (Sánchez, 2019). Por otra parte, dicha alimentación saludable también beneficiará su desempeño, tanto en el entorno escolar, como en la vida diaria (Burgos, 2007). 

En esta publicación, brindamos algunos consejos que ayudarán a proveer un plan de alimentación saludable para estudiantes

1. Conoce sus necesidades calóricas en el transcurso del día

Para elaborar un plan de alimentación saludable, es necesario considerar cuál es el porcentaje de calorías que debe representar cada comida del día, en la dieta del niño, niña o adolescente. Se recomienda que el desayuno de las y los estudiantes represente el 25% de las calorías diarias. Por otra parte, la comida del mediodía debe equivaler al 30% del total, mientras que la comida de la tarde (lonche) de 15% a 20%. Finalmente, la cena debe corresponder un equivalente de 20% a 30%  (Burgos, 2007).

2. Aprende la frecuencia con que debes dar ciertos alimentos a tus hijos o hijas

Es importante que conozcas los grupos de alimentos que deben consumir los niños, niñas y adolescentes; para de esa manera proporcionárselos en las cantidades recomendadas al día.

Por ejemplo, en el caso de los vegetales, lo ideal es que como mínimo se consuman dos veces al día, en el almuerzo y la cena. Por otra parte, con relación a la fruta, un mínimo de tres porciones al día es ideal. Con relación a los cereales y harinas, como arroz, pasta y similares, lo recomendable es que sea solo en algunas comidas del día, y de preferencia preferir aquellos que sean integrales.  En el caso de los lácteos, se recomienda el consumo diario de 1 a 3 veces al día. Finalmente, en el caso de legumbres, huevos, pescado y carne, la recomendación va a que se consuman entre 3 a 4 veces por semana (Agencia de Salud Pública de Cataluña, 2020). 

3. Crea un cronograma de alimentación diaria para asegurar una alimentación completa para tus hijos e hijas

Con los conocimientos anteriores, puedes empezar a crear un cronograma con el menú diario de tus hijas o hijos, teniendo en cuenta no solo los grupos de alimentos, sino los diferentes momentos en el día en que deben consumirlos. 

Llena los datos de la siguiente tabla para ayudarte con tu planificación:

DesayunoAlimentoBebida
LácteoAgua
Cereal – carbohidratoAgua
FrutaAgua
Media mañana
CarbohidratoAgua
LácteAgua
Almuerzo
CarbohidratoAgua
ProteínaAgua
VerdurasAgua
FrutasAgua
Media tarde
Frutos secosAgua
LácteoAgua
Cena
Verduras + CarbohidratoAgua
Proteína
Fruta

Descargar la plantilla: Plan de alimentación saludable

Leer más

¿Cómo manejar desacuerdos y fomentar un ambiente escolar positivo?

¿Cómo manejar desacuerdos y fomentar un ambiente escolar positivo?

En el ambiente escolar, tanto entre estudiantes como entre estudiantes y docentes, los desacuerdos en el aula son parte de la convivencia. Sin embargo, es esencial abordarlos como oportunidades para desarrollar habilidades de negociación y diálogo, en lugar de verlos como problemas. Esta perspectiva promueve un ambiente de aprendizaje más colaborativo y enriquecedor para todos los involucrados en el proceso educativo.

Entonces ¿Cómo podemos manejar desacuerdos y fomentar un ambiente escolar positivo? Estos son algunos consejos clave: 

1. Establecer normas de convivencia y compartirlas con la comunidad escolar 

Establecer normas de convivencia claras desde el inicio del año escolar y fomentar un entorno de respeto mutuo son medidas clave. Esto no solo ayuda a prevenir conflictos, sino que también sienta las bases para abordar los desacuerdos de manera constructiva cuando surjan.

2. Enseñar a las y los estudiantes habilidades de resolución de conflictos

Enseñar habilidades para el manejo de problemas es también una forma como los conflictos en el aula pueden prevenirse y verse como una oportunidad para promover el crecimiento personal y la comprensión mutua. En este punto, ¿qué pueden enseñar las y los docentes a las y los estudiantes?:

a. Comprender y manejar emociones

Es esencial que las y los estudiantes aprendan a reconocer y gestionar sus emociones en situaciones de desacuerdo. Esto implica no solo identificar lo que están sintiendo, sino también entender cómo esas emociones pueden influir en sus pensamientos y acciones. Explicar que es normal sentir emociones intensas durante un conflicto, pero también enseñar formas saludables de expresar esas emociones, puede ser fundamental para un manejo efectivo de desacuerdos en el aula.

b. Describir y analizar el problema

Al enfrentarse a un desacuerdo, es crucial que las y los estudiantes puedan identificar claramente cuál es el problema en cuestión. Esto va más allá de simplemente señalar la superficie del conflicto; implica analizar las causas subyacentes y las diferentes perspectivas involucradas. Al fomentar esta habilidad de análisis, los estudiantes están mejor preparados para abordar los conflictos de manera efectiva y encontrar soluciones más sólidas.

c. Fomentar la escucha activa y la empatía

Uno de los pilares fundamentales para manejar desacuerdos de manera constructiva es la capacidad de escuchar activamente y practicar la empatía. Los docentes pueden enseñar a los estudiantes a escuchar atentamente lo que la otra persona tiene que decir, sin interrumpir ni juzgar. La empatía juega un papel crucial al ponerse en el lugar del otro, intentando comprender sus sentimientos y perspectivas, incluso si no se comparten.

d. Desarrollo de un plan de acción

Una vez que se han explorado las emociones, se ha analizado el problema y se ha practicado la empatía, es momento de pasar a la acción. Los docentes pueden guiar a los estudiantes para que generen opciones de solución al problema en cuestión. Esto implica pensar creativamente en diferentes maneras de abordar el conflicto que puedan satisfacer las necesidades de ambas partes. Al trabajar juntos para llegar a un acuerdo mutuo, las y los estudiantes no solo resuelven el conflicto inmediato, sino que también desarrollan habilidades de negociación y compromiso.

Leer más

Tácticas para mejorar formas de interacción social infantil

Tácticas para mejorar formas de interacción social infantil

A algunos niños y niñas les cuesta más socializar con otros y hacer amigos. Esto puede deberse a factores como el temor a ser evaluados negativamente por los demás. 

Las habilidades sociales se aprenden generalmente de forma natural, en el entorno familiar, en la infancia, mediante la experiencia directa, la observación, la comunicación verbal y la retroalimentación personal; sin embargo, a veces este aprendizaje no se da en los niveles adecuados. 

Tácticas para mejorar formas de interacción social infantil

Entonces ¿cómo podemos ayudar a los niños y las niñas a desarrollar su interacción social y hacer amigos? Estos son algunos consejos que se pueden aplicar tanto en el entorno escolar como familiar:

1. Explicar el concepto de espacio personal

Explicar esto de forma clara y visual, con ejemplos de la vida diaria, les permite comprender cómo respetar los límites de los demás. Por ejemplo, mostrarles cómo mantener cierta distancia al conversar o jugar, les brinda las herramientas para sentirse más seguros en las interacciones sociales. Esta comprensión les permite no solo respetar el espacio de los demás, sino también sentirse más cómodos y confiados al relacionarse con otros.

2. Practicar las formas de iniciar interacciones sociales

Para enseñar a los niños y niñas a iniciar interacciones sociales, es efectivo utilizar juegos de roles o escenarios simulados. Estas actividades les proporcionan herramientas prácticas para acercarse a otros de forma amigable y sin ansiedad. Por ejemplo, representar situaciones comunes como presentarse a un nuevo amigo o amiga o invitar a alguien a jugar, les da la oportunidad de practicar estas habilidades de manera segura y divertida. Así, cuando se encuentren en situaciones reales, estarán más preparados y confiados para interactuar con los demás.

3. Reforzar conductas positivas 

Reconocer y elogiar comportamientos como compartir, ser amables y respetuosos fomenta su repetición. Al premiar estos comportamientos, ya sea con palabras de aliento o recompensas, se crea un ciclo positivo donde los niños y niñas aprenden que ser amables y respetuosos les trae reconocimiento y refuerzo positivo, promoviendo así un ambiente social más armonioso y solidario.

4. Fortalecer su autoestima

Proporcionar oportunidades para el éxito y el reconocimiento de logros pequeños ayuda a construir una imagen positiva de sí mismos, lo que facilita la interacción social.

5. Predicar con el ejemplo 

Los adultos deben ser ejemplos de las habilidades sociales que desean enseñar. Mostrar cómo interactuar respetuosamente con los demás en diversas situaciones puede ser más efectivo que simplemente decirlo.

6. Enseñar empatía 

Enseñar a los niños y niñas a ponerse en el lugar de los demás y entender sus emociones ayuda a crear conexiones más profundas y relaciones más fuertes.

Leer más

Entender los conflictos de los adolescentes: ¿Cómo pueden ayudar maestros y padres?

Entender los conflictos de los adolescentes: ¿Cómo pueden ayudar maestros y padres?

Los conflictos con adolescentes son comunes, y forman parte de su crecimiento y desarrollo. Sin embargo, como padres, madres y tutores podemos ayudarlos a que puedan manejarlos de forma saludable.  Como padres, madres o tutores, podemos guiarlos para que aprendan a resolver los conflictos que enfrentan a esta edad. 

Enseñar que se debe resolver los conflictos

Como padres, madres o tutores, debemos enseñar a los hijos e hijas que los conflictos son parte de la vida; por lo que podemos adoptar diferentes posturas ante ellos, como la evasión, la acomodación o la concesión. Sin embargo, para superarlos, lo mejor es adoptar la postura de “querer resolverlos”.

¿Esto que quiere decir? Es esencial que les ayudemos a comprender que los conflictos no se resolverán si no actuamos individualmente para solucionarlos. Ignorar el conflicto, posponer su resolución o refugiarse en conductas dañinas (como ciertas adicciones) solo empeorará la situación o, en el peor de los casos, añadirá más problemas.  

Dotar a los hijos e hijas de herramientas para superar el conflicto

Pero ¿cómo ayudamos a las y los adolescentes a superar el conflicto?  Estos son algunos métodos efectivos: 

1. Reflexionar sobre el conflicto

Como padres y madres, debemos educar a los hijos e hijas para que no actúen por pulso; sino que se puedan tomar el tiempo de ver el conflicto desde cierta distancia, con calma, para así poder analizarlo y encontrar soluciones. 

2. Enseñar la escucha activa

Es fundamental enseñar a los hijos e hijas a practicar la escucha activa. Esto va más allá de simplemente escuchar por escuchar; implica comprender lo que la otra persona está expresando y tener la oportunidad tanto de hablar como de ser escuchado por la otra parte.

3. Practicar la comunicación asertiva

Para resolver conflictos, debemos enseñarles a desarrollar la habilidad de poder expresar sus pensamientos y emociones, de forma respetuosa, sin ofender a otros. De esa manera pueden comunicarse, en caso de conflictos y proponer soluciones frente al problema o problemas. 

4. Enseñar a debatir

La resolución de conflictos no se da imponiendo ideas ni sometiéndose a otras; sino llegando a consensos. Y para llegar a ellos, debemos ayudarles a desarrollar la habilidad de debatir con argumentos, a favor o en contra, de la idea propuesta como solución.  

5. Cumplir con acuerdos

Finalmente, también es clave que podamos educar a hijos e hijas en aceptar los acuerdos pactados como parte del proceso de resolución de conflictos. 

Junto con lo anterior, también podemos ayudar a las y los adolescentes a hacer frente a los conflictos propios de su edad, motivándolos a practicar actividades de ocio saludables, que los impulsen a interactuar con un círculo social favorable para su crecimiento. 

Leer más

Estrategias para enseñar a los niños la importancia del uso del protector solar

Estrategias para enseñar a los niños la importancia del uso del protector solar

Según el dermatólogo M. Casals, la radiación solar, al entrar en contacto con la piel, causa daños visibles e invisibles. Los primeros los podemos ver luego de un día de exposición al sol, en la forma de quemaduras solares o el “bronceado”; mientras que los daños invisibles, son aquellos que se acumulan con los años, tras lo cual se manifestarán en la forma de arrugas, manchas o, en el peor de los casos, hasta cáncer de piel. 

Debido al impacto de la radiación solar; es importante que, como padres o madres, no solo apliquemos bloqueador solar a nuestros niños o niñas, cuando los llevemos; sino también enseñarles la importancia de su uso y cómo aplicarlo.  A continuación, compartimos algunos consejos para que puedas enseñar a tu hijo o hija  la importancia del uso del protector solar. 

Enseñar con el ejemplo

Los niños y niñas aprenden imitando. Por eso, es necesario que, si queremos que aprendan el uso e importancia del protector solar, empecemos por usarlos nosotros también, de forma responsable. 

Así que antes de salir a la calle, en un día soleado, o pasar un día de playa; júntense y deja que observe mientras te aplicas protector solar. Luego, enséñale cómo aplicarlo. Con esta rutina, poco a poco podrá hacerlo por su cuenta, ante la misma situación. 

Probar la estrategia del juego

Cuando se trata de niños o niñas pequeños, puede ser algo difícil lograr aplicar por completo el protector solar en las áreas necesarias. Por eso; una forma de motivar el uso de este producto es hacer que, en vez de que este hábito sea una obligación (a la que puedan resistirse), sea un juego. Así lo asociará con un momento divertido, y será más fácil que acepten esta nueva costumbre. 

Aquí algunas ideas de juegos para aplicar protector solar: 

  • Dibujar una forma en su espalda con el bloqueador. Por ejemplo, una pelota. Y deja que haga preguntas hasta que adivine qué forma es. 
  • Si tienes más de un niño o niña en casa; puedes motivar la aplicación del protector solar, haciendo que compitan por ver quién acaba primero y de la forma correcta. 

Elegir protectores solares que además de ser útiles sean divertidos

Además de las estrategias anteriores, también puedes motivar el uso de protector solar en niños eligiendo el producto adecuado. En ese sentido, además de tener en cuenta factores como el nivel de protección; también puedes considerar productos que tengan un buen olor, textura, e incluso un buen color. 

Leer más

Niños en edad escolar: ¿Por qué se comportan diferente en casa y en la escuela?

Niños en edad escolar: ¿Por qué se comportan diferente en casa y en la escuela?

Cuando se observa la conducta de niñas o niños escolares, es decir, aquellos que se encuentran en edad escolar, a veces podemos notar que su comportamiento en la escuela es diferente al que tienen en casa. ¿A qué se debe esto? En esta publicación hablaremos acerca de algunos de los motivos. 

1. El esfuerzo que se le exige en la escuela es diferente al del entorno familiar

En la escuela, las niñas y niños enfrentan demandas académicas y sociales que pueden ser bastante intensas. Por ejemplo, deben seguir reglas, prestar atención, participar y aprender, lo que requiere un esfuerzo significativo. Este esfuerzo puede agotarlos emocionalmente, por lo que, cuando llegan a casa, es probable que tiendan a desahogarse; lo que  se puede manifestar en comportamientos desafiantes.

2. Las normas establecidas en la escuela en contraste con las de la casa

Los niños y las niñas son muy observadores y aprenden rápidamente qué comportamientos son aceptables en cada lugar. Si en casa las normas son más flexibles o los límites no son claros, pueden sentirse confundidos si en la escuela las normas son más estrictas. Esto puede llevar a comportamientos rebeldes en la escuela, donde los límites son más firmes.

3. Esconder emociones en la escuela para encajar mejor

Algunos niños y niñas pueden sentir presión por encajar en la escuela; producto de ello tratan de ocultar sus emociones o dificultades para adaptarse. Esto puede hacer que actúen de manera diferente en la escuela, mostrando un comportamiento más reservado o rebelde; mientras que en casa se sienten más seguros para expresarse como realmente son.

4. Sienten mayor seguridad en casa para mostrarse como es

Los niños y niñas saben que en casa siempre serán amados y apoyados, por lo que pueden sentirse más cómodos mostrando sus emociones y frustraciones. Esto puede llevar a que se desahoguen o expresen sus sentimientos de una manera que no harían en la escuela, donde pueden sentirse más presionados para cumplir con las expectativas.

5. La atención que se le presta en cada entorno

En casa es posible que el niño o niña reciba más atención individualizada y positiva, lo que refuerza su comportamiento adecuado. En la escuela, donde hay más niños y niñas, además de menos atención individual, algunos de ellos pueden buscar formas de llamar la atención, ya sea de forma positiva o negativa.

¿Cómo los padres pueden ayudar a sus hijos o hijas a mejorar su comportamiento?

Es labor de los padres moldear el comportamiento de sus hijos e hijas desde temprana edad. Estos consejos de la American Academy of Pediatrics le ayudarán a conseguirlo:

  1. Ser ejemplo de buen comportamiento; puesto que los niños y niñas aprenden observando las conductas de sus mayores. 
  2. Prestar más atención a nuestros hijos e hijas cuando tengan un comportamiento positivo. 
  3. Brindar suficiente atención positiva para que no tengan el impulso de comportarse mal para atraer el interés de sus padres. 

Leer más

beneficios de la música en el rendimiento académico

Descubre los beneficios de la música en el rendimiento académico

Los beneficios de la música son vastos. Por ejemplo, el solo hecho de escuchar música puede ayudar a que nuestras hijas e hijos mejoren su estado de ánimo y se sientan más optimistas. Además, contribuye a reducir sus niveles de estrés y ansiedad, así como los síntomas de la depresión. La música es beneficiosa también porque les ayuda a mejorar su memoria y habilidad de pensamiento; lo que en consecuencia influye positivamente en su rendimiento académico

En esta publicación, hablaremos más acerca de cómo la música es buena para el rendimiento .académico de los niños y las niñas. 

¿Por qué la música es buena para mejorar el rendimiento académico?

La música puede influir en la memoria y en cómo pensamos. Esto se debe a que presenta elementos repetitivos como el ritmo y la melodía, con los cuales el cerebro es capaz de formar patrones; esto favorece la retención de información. Además, dependiendo del tipo de ritmo que se escuche, se tienen efectos sobre la capacidad de atención o concentración. 

Aquí compartimos más detalles acerca de cómo la música beneficia el rendimiento académico:

1. Ayuda a que los estudiantes se concentren mejor

Al escuchar música, especialmente aquella que es suave y sin distracciones, los estudiantes pueden crear un entorno propicio para enfocarse en sus tareas académicas. La música actúa como un filtro que bloquea ruidos externos, proporcionando un espacio más tranquilo y permitiendo que las mentes se centren en el estudio de manera más efectiva.

2. Estimula las ondas alfas

La música tiene la capacidad de estimular las ondas alfa, las cuales están vinculadas a la relajación. Esta influencia beneficiosa en el estado de tranquilidad prepara el cerebro antes de abordar tareas intelectuales. Las ondas alfa no solo fomentan la relajación, sino que también están asociadas con la concentración y la capacidad mnemotécnica, aspectos cruciales para un rendimiento académico efectivo.

3. Influye en el estado emocional

La música tiene la capacidad de evocar emociones y afectar el estado de ánimo. Escuchar melodías agradables y positivas puede generar emociones igualmente buenas, lo que, a su vez, contribuye a un ambiente emocionalmente favorable para el aprendizaje. Este estado de ánimo positivo puede mejorar la motivación, el interés y la disposición hacia las tareas académicas, promoviendo un enfoque más efectivo en los estudios.

4. Proporciona un ambiente propicio para el aprendizaje 

La música crea un ambiente sonoro que puede influir en la atmósfera del lugar de estudio. Optar por géneros musicales suaves y no intrusivos puede establecer un fondo agradable y estimulante para el aprendizaje. 

Este ambiente propicio no solo reduce los niveles de estrés, ansiedad y fatiga, sino que también favorece la concentración y el rendimiento académico al crear un espacio cómodo y armonioso para el proceso de aprendizaje.

Ahora que conoces más acerca del rol de la música en el aprendizaje; considera incluir un fondo musical para el ambiente en el que tu hija o hijo estudia. De esa manera podrá concentrarse más en sus tareas y el repaso de las lecciones aprendidas, mejorando su desempeño académico.

Leer más

Despertando tus habilidades de liderazgo en la adolescencia

Despertando tus habilidades de liderazgo en la adolescencia

Los adolescentes y jóvenes con habilidades de liderazgo son personas que tienen más confianza en sí mismos y no temen alcanzar su máximo potencial, superar obstáculos y afrontar retos. Algo que, sin lugar a dudas, les será útil cuando inicien su vida laboral. Aunque muchos nacen con esta habilidad, también es cierto que pueden ser aprendidas a lo largo de su vida escolar.

¿Por qué es importante motivar el desarrollo de las habilidades de liderazgo?

El fomento de las habilidades de liderazgo en la adolescencia es esencial porque establece las bases para un crecimiento personal y profesional sólido. Los líderes adolescentes suelen ser más proactivos, resolutivos y capaces de trabajar en equipo, habilidades que son invaluables en el entorno laboral. Además, el desarrollo del liderazgo fomenta la autoconfianza y la toma de decisiones, aspectos cruciales para enfrentar los desafíos de la vida adulta.

¿Cómo puedes ayudar a tu adolescente a desarrollar sus habilidades de liderazgo?

Existen muchas formas como puedes contribuir a fomentar el liderazgo en tu hija o hijo adolescente; por ejemplo:

1. Permite que se expresen con libertad y respeto

Alentar a los adolescentes a expresar sus opiniones de manera abierta y respetuosa les proporciona la confianza necesaria para liderar. La habilidad de comunicarse de manera efectiva es fundamental en el liderazgo, y permitir que practiquen esto desde una edad temprana es beneficioso.

2. Dales tareas en casa, que sean importantes

Asignar responsabilidades significativas en el hogar les enseña la importancia del compromiso y la gestión del tiempo. Estas tareas les brindan la oportunidad de liderar en un entorno familiar, desarrollando habilidades organizativas y de toma de decisiones.

3. Ayúdalos a desarrollar su autoconciencia 

Fomentar la reflexión y la autoevaluación es crucial para el crecimiento personal y el liderazgo. Ayuda a tu adolescente a comprender sus fortalezas, debilidades, valores y metas. La autoconciencia les permite liderar con autenticidad y comprender cómo pueden contribuir mejor en diferentes situaciones.

4. Motívalos a que trabajen en equipo

El liderazgo no solo se trata de liderar, sino también de trabajar eficientemente en equipo. Fomentar la colaboración en proyectos escolares o actividades extracurriculares ayuda a desarrollar habilidades de liderazgo colaborativo y la capacidad de inspirar a otros.

5. Aliéntalos a participar en diferentes actividades dentro y fuera del colegio 

La participación en diversas actividades amplía el espectro de experiencias y habilidades. Animar a los adolescentes a explorar diferentes áreas, ya sea a través de clubes escolares, voluntariado o deportes, les permite descubrir sus pasiones y desarrollar habilidades de liderazgo en contextos diversos.

6. Ayúdalos a desarrollar sus habilidades de negociación

Esto les permitirá encontrar soluciones equitativas y constructivas en situaciones diversas. Además, les proporciona herramientas para resolver conflictos y trabajar de manera efectiva con otros.  

Desarrollar estas habilidades desde la adolescencia no solo los beneficia a nivel personal, sino que también contribuye a la formación de líderes sólidos y adaptativos en la sociedad. Pon en práctica estos consejos y ayuda a tu hija o hijo a despertar tus habilidades de liderazgo en su adolescencia. 

Leer más

Entradas anteriores »

¡Conoce nuestras novedades!

Admisión 2024
  Info Admisión 2024